Las violaciones, los robos, los secuestros, los asesinatos han alcanzado niveles sin precedentes en el país. La contaminación de este mal ha perforado hasta las instituciones públicas encargadas del orden, generando inseguridad e inestabilidad ciudadana.

El Nuevo Gobierno se compromete a asumir con carácter de urgencia la solución de este malestar nacional, impulsando la educación y preparación psicológica y científica de los encargados del orden público. Adiestrándolos en las nuevas tecnologías, acorde con el progreso, las cuales han sido aplicadas con éxitos en otras sociedades.

Por supuesto, estas acciones deben de ir de la mano (combinadas) con el poder judicial, que debe suplir la administración de justicia de modo correcto sin privilegios y sin impunidades.

Envíanos tu opinión