DEMOCRACIA

Estamos comprometido firmemente con la creación, consolidación y mantenimiento de la infraestructura institucional necesaria para expandir la democracia, el estado de derecho y la justicia social. Sin instituciones fuertes no hay desarrollo. 

Aspiramos a que la consolidación de la democracia y el estado de derecho se logre a partir de un régimen político fundado en la legitimidad de la soberanía popular, en el principio de la alternabilidad en el poder, en la renovación permanente de los cuadros dirigenciales.

Somos un partido comprometido con la democracia interna, y con la actitud civilista, coherente y responsable de gobernantes y gobernados.

UN PARTIDO SOCIALDEMÓCRATA

Tenemos el compromiso de luchar permanente por un Estado Democrático, que contribuya al bienestar social.

Este debe ser fundado en los pilares de la democracia, la oposición a la dictadura y al despotismo, el derecho al pueblo de auto gobernarse, y en la construcción de un estado que propicie y promueva la libertad individual, la justicia social, la división, control y responsabilidad de los poderes públicos y el respeto a los derechos y libertades fundamentales de todos.

LA ECONOMÍA Y DESARROLLO HUMANO

No hay desarrollo sin inversión en la gente. El gasto social no es gasto sino inversión en el recurso más valioso de una nación: su gente.

El desarrollo de la nación se logra no solo a través de la estabilidad macroeconómica, la promoción del ahorro, la producción y las exportaciones, sino también mediante la promoción del desarrollo humano, basado en el real acceso a los bienes sociales básicos, como energía eléctrica permanente, agua potable, educación, salud, vivienda, y empleo.

El fortalecimiento de las instituciones del estado también es parte de ese desarrollo buscando la seguridad jurídica necesaria para las inversiones nacionales y extranjeras y la conexión de las demandas sociales de los ciudadanos con las reformas institucionales.

No hay verdadero desarrollo humano si no se expanden las libertades individuales y los derechos sociales y si no se elimina, de una vez por todas, la pobreza crónica que padecemos.

INSTITUCIONALIDAD

Entendemos que la modernización del estado, la lucha contra el clientelismo político y la corrupción pública y privada son necesidades imperantes de la sociedad dominicana.

La reforma, saneamiento y modernización del sistema judicial dominicano no permite más dilataciones, del mismo modo la reforma carcelaria es de una necesidad imperiosa, basta recordar lo acontecido en las cárceles de Higüey y La Victoria.

Urge pues transformaciones a fondo que garanticen juicios transparentes y un sistema carcelario en el cual se pueda lograr la regeneración del delincuente.

Se requiere además el establecimiento de un sistema impositivo justo como transparente y sin evasión fiscal. Del mismo modo, la sociedad reclama reglas de contrataciones públicas alejadas de toda sospecha, en las que se respeta a quien verdaderamente haya ganado el concurso. Del mismo modo la sociedad demanda la firme condena al lavado de dinero y narcotráfico.

VISIÓN INTERNACIONAL

Somos un partido de fuerte vocación internacional y está consciente de que la integración de los países de América Latina y el Caribe, sueño de nuestros padres fundadores y de los grandes prohombres de la región del Siglo XIX, es base fundamental para el desarrollo progresivo, no solo de los mercados, sino de las grandes reservas culturales, espirituales y humanas de nuestra América.

Entendemos que las demandas de un estado libre e independiente comprometido con la justicia social, requieren el diseño de estrategias que permitan el desarrollo sostenible y sostenido, aprovechando las mejores oportunidades que ofrece el entorno internacional, sacando provecho de las ventajas comparativas y competitivas del país, sin descuidar la defensa de los productores nacionales y de los trabajadores, el mantenimiento de una verdadera seguridad social, y la conservación de un medio ambiente adecuado para todos.

Toda forma de desarrollo debe preservar el equilibrio natural del medio ambiente y respetar el derecho de todos a su disfrute. 

Hay que combatir el gigantismo y el desorden urbano, las obras públicas de relumbre no prioritarias, y la peor contaminación que es la contaminación originada por la pobreza.

SOCIEDAD CIVIL

Consideramos que las organizaciones de la sociedad civil son uno de los pilares fundamentales de la democracia y del Estado de Derecho.

  • Las juntas de vecinos
  • Las asociaciones empresariales
  • Las iglesias
  • Los sindicatos
  • Los clubes barriales
  • Las organizaciones comunitarias y de base
  • Los sindicatos obreros
  • Los patronales
  • Las fundaciones privadas
  • Las asociaciones que defienden los grandes temas ambientales, regionales, culturales, femeninos, juveniles y deportivos

Todo en el entendimiento de que los partidos políticos no son ni deben ser los únicos cauces de la participación ciudadana.

El sistema democrático se fortalece y profundiza al darse adecuadas instancias de participación a las distintas organizaciones intermedias de la sociedad.

Una democracia estable requiere de áreas de neutralidad política que sirvan al país sin abanderamientos ideológicos o partidistas. La politización absorbente de todos los organismos sociales por parte de ideologías, gobiernos o partidos, atenta contra una sociedad libre y debilita al régimen democrático.

IMPULSAR EL DESARROLLO EMPRESARIAL

Afirmamos el compromiso de impulsar una sociedad democrática con economía de mercado acentuando un desarrollo más humanista y solidario. 

Debemos ofrecer un crecimiento económico de naturaleza incluyente, con menor pobreza, mayor igualdad de oportunidades y satisfacción de las necesidades básicas.

Uno de los grandes problemas de nuestro país es la creación de nuevos empleos ya que la mayoría se generan entre actividades de baja productividad, de naturaleza informal o con empleo precario y desprotegido.

El Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD) en la oposición ahora, y en el poder mañana, debe luchar por mantener costeable la canasta básica alimentaria familiar. Debe lograr la fijación de salarios mínimos oficiales y privados dignos, que alivien la pobreza familiar.

LA EDUCACIÓN

La educación es la clave no solo de la humanización de la persona y del acceso a la verdad y la libertad auténtica que requiere una verdadera democracia social en libertad, sino, además, del fomento de las capacidades y de las habilidades necesarias para la promoción de la igualdad de oportunidades y el desarrollo social, económico, político de la nación.

El Estado debe promover la educación pública en todos los niveles, apoyar las iniciativas locales, comunitarias y religiosas e incentivar una educación basada en los valores universales, nacionales, pero también de la diversidad y del pluralismo cultural.

Además, debe apoyar con recursos, el uso de los avances del desarrollo tecnológico, puesto que al servicio de la educación en todos los niveles. Se requiere fomentar los centros comunitarios, los centros deportivos y culturales, los parques infantiles, las carreras técnicas, las escuelas vocacionales y las escuelas de música, a todos los niveles, pero principalmente a nivel de los municipios que son el eje de la vida familiar y educativa de los pueblos.

IGUALDAD DE GÉNERO

Una democracia verdadera sólo puede fundarse en la integración social y no en la exclusión. Por eso, es clave que combatamos la discriminación y la exclusión de las personas en razón de su sexo, origen social, edad, idioma, religión, cultura, etnia, preferencias políticas o personales. 

La población dominicana que padece de minusvalía no tiene un adecuado tratamiento en nuestra sociedad, respecto al acceso al trabajo y a las facilidades mínimas para su movilización resultan también discriminatorias.

Por ello se requiere promover la acción social del Estado para lograr su plena incorporación en el orden de la libertad individual y de justicia social que quiere mandar nuestra Constitución.

Con relación a las mujeres, nuestra sociedad dispone de elementos de exclusión social derivados de valores de naturaleza machista profundamente entronizados en nuestros valores culturales que se introducen desde la niñez en la familia y en el sistema educativo. De ello se deriva una baja participación de las mujeres en el mercado de trabajo con relación al nivel de desarrollo económico y educación del país.

DERECHO AL TRABAJO

El trabajo es un elemento esencial para que el ser humano se realice como persona digna y contribuya al desarrollo del país. El Estado debe incentivar la generación de empleos, la capacitación de los recursos humanos, como una estrategia no solo de desarrollo humano sino también de inserción inteligente en los mercados globales. La seguridad social es un derecho no un regalo.

El Estado debe apoyar, en concierto con la participación del sector privado, la sostenibilidad del régimen de la seguridad social. Especial atención debe merecer la situación de los envejecientes, de los trabajadores informales y de los retirados, pensionados y jubilados de nuestra gloriosa fuerzas armadas y de la policía nacional, quienes merecen un retiro más digno acorde con los aportes y sacrificios que hicieron por la preservación de la paz ciudadana.

VISIÓN DESCENTRALIZADA DEL ESTADO

Impulsamos la descentralización como elemento básico de una sociedad libre y democrática. Hay que acercar el gobierno a la gente y eso implica crear instancias de deliberación y toma de decisiones que fomenten una amplia e intensa participación de los ciudadanos y los grupos comunitarios.

El municipio y su ayuntamiento es el eje clave de la vida política de los pueblos. Se deben fortalecer las instituciones municipales, sus mecanismos de rendición de cuentas, y su autonomía.

SEGURIDAD CIUDADANA

Entendemos que hay que consolidar un clima de seguridad ciudadana, basada en una policía eficaz y garantista, y una justicia independiente y eficiente. 

La política criminal del Estado debe propender al combate de los delitos de cuello blanco, el narcotráfico, la corrupción pública, el lavado de dinero, el terrorismo, el tráfico ilegal de personas, el contrabando por nuestras aduanas y fronteras, los crímenes contra los niños, adolescentes, mujeres y personas vulnerables, el secuestro, y los atentados contra el medio ambiente.

COMUNIDAD DOMINICANA EN EL EXTERIOR

Uno de los mayores activos de la República Dominicana es la gran comunidad transnacional de dominicanos y dominicanos que viven y trabajan en el exterior y que aportan todos los días sus remesas de divisas que contribuyen al sostenimiento de sus familias y comunidades y al desarrollo del país. 

El Estado debe pasar de las palabras a la acción y consolidar iniciativas reales que de una vez por todas integren efectivamente esta gran comunidad dominicana en el exterior al desarrollo sostenido y sostenible del país. La mejor manera de lograr el retorno de las yolas es desarrollando a la nación e integrando a todos los dominicanos y dominicanas en ese esfuerzo sin importar donde residan.

POLÍTICA DE JUVENTUD E INFANCIA

Los niños, niñas y adolescentes son el futuro del país. El Estado debe hacer todos los esfuerzos para asegurar el desarrollo del futuro de la nación no solo mediante su acceso a los bienes y derechos sociales básicos (alimentos, salud, vivienda y educación) sino mediante la erradicación de una vez y por todas del oprobioso e infrahumano trabajo infantil.

El trabajo infantil es un flagelo que se debe erradicar. Los niños tienen derecho a ser niños y tiene derechos a acceder a la educación.

Los jóvenes son el principal combustible de la maquinaria democrática y del desarrollo nacional y por ello la preocupación por la juventud debe ser un eje transversal de todas las políticas públicas.

DESARROLLO FRONTERIZO

La mejor manera de defender nuestra frontera es desarrollándola. 

La consolidación de la democracia y el desarrollo de nuestro vecino Haití es un compromiso de la República Dominicana y de las naciones más avanzadas amigas de la hermana república, todo en el marco del principio de no intervención y de la seguridad regional.

El Estado Dominicano tiene el derecho y el deber de velar por nuestras fronteras, el cumplimiento de nuestras leyes de inmigración y el tratamiento acorde con los derechos humanos de los inmigrantes ilegales en nuestro territorio. Hay que propiciar relaciones comerciales provechosas con Haití y combatir el odioso contrabando.

UNA SOCIEDAD TECNOLÓGICA

El gobierno del futuro es el gobierno digital. Las nuevas tecnologías de la información son una herramienta ideal para lograr una sociedad más justa e igualitaria. 

Las grandes tareas del desarrollo nacional no podrán lograrse si el Estado no fomentan las nuevas tecnologías y facilita el acceso de todos y todas a la sociedad de la información. Debemos evitar que las desigualdades se trasladen a este plano.