El sistema vial de la Republica Dominicana debe ser preservado y mejorado. El Nuevo Gobierno deberá velar por un sistema de transporte eficiente. La adquisición de autobuses y vehículos y su distribución deberá hacerse con la debida transparencia.

Nuestras carreteras troncales no deben ser enajenadas ni convertirse en pasto de intereses espurios que negocien peajes para beneficios privados con propiedades estatales.

El Nuevo Gobierno brindará facilidades a la inversión privada para la construcción de NUEVAS CARRETERAS bajo el concepto de concesiones justas de peajes. El Nuevo Gobierno debe mejorar todo el sistema de caminos vecinales y carreteras secundarias en el país, las circunvalaciones de Baní, Higüey, Azua, Moca y San Francisco de Macorís constituyen prioridades urgentes. El sistema de contratación de las obras públicas debe tener transparencia total.

Envíanos tu opinión