Demandamos que la justicia sea realmente independiente como lo declara la constitución. El Poder Judicial debe sancionar a los criminales comprobados en vez de cobijarlos.

La justicia debe ser ágil y sin privilegios, una justicia lenta es justicia denegada. Por ello el Nuevo Gobierno debe velar por la transparencia del Ministerio Público, y nuestras Altas Cortes deben mantener vigilia permanente para erradicar la corrupción judicial.

El Nuevo Gobierno se abocará de inmediato a mejorar las condiciones carcelarias, construyendo centros de formación técnica y vocacional que permitan rehabilitar a los reclusos para incorporarlo a la sociedad.

Además, se compromete a realizar las acciones legales que sean necesarias para revisar los casos de corrupción denunciados, pasados y futuros, de manera que los recursos públicos sean devueltos a las arcas nacionales y protegidos de cualquier intención dolosa.

Envíanos tu opinión