Los Dominicanos aman su tierra. Por razones económicas miles y miles de familias han tenido que emigrar, soportando climas fríos al que generalmente no estaban acostumbrados. Estos Dominicanos, han sido víctimas de promesas reiteradas de políticos, que cuando llegan al poder son olvidadas.

El Nuevo Gobierno con el auspicio de la banca estatal y privada dará garantías para que el Dominicano que así lo desee pueda construir su vivienda sin el riesgo de ser esquilmado, sin el peligro que representa el hecho de que la inversión de los ahorros de su vida sean robados por promotores que han hecho de la corrupción su oficio, desprestigiando el país.

Envíanos tu opinión