El estado no será más un botín de guerra, ni será presa de políticos inescrupulosos. El que mete los pies debe irse para su casa, el que mete las manos debe ser sometido a la justicia, reimplantaremos la cultura de hacer las cosas bien. El peso de la ley debe caer de modo ejemplar sobre todos aquellos que burlen la confianza y los dineros del pueblo.

Para lograr este objetivo, se impulsarán las iniciativas legales necesarias, eliminando tecnicismos legales y la influencia política en los tribunales de la república, de forma tal que se garantice el respeto a los recursos del pueblo. Reivindicando lo dispuesto en el artículo 5 de la constitución de 1963.

Envíanos tu opinión