Ante la pérdida del poder adquisitivo del peso dominicano, la inflación y el enorme endeudamiento a que ha sido sometido el país en los últimos tiempos, acordamos adoptar todas las medidas necesarias para lograr una CANASTA FAMILIAR de calidad y con precios asequibles a todos los sectores de la población, especialmente para beneficio de los más necesitados.

Para garantizar dicho acceso, se deberán indexar los salarios a la inflación, asegurando que el poder adquisitivo de la población no se vea afectado y pueda adquirir los bienes de primera necesidad.

Envíanos tu opinión