En la Republica Dominicana como en la mayoría de los países de América Latina, son los gobiernos los que obstaculizan los planes: papeleo y burocracia, cambios imprevistos de leyes (reglas de juego cambiadas), falta de coordinación entre diversas partes del gobierno, corrupción, demagogia, nepotismo, duplicación de funciones, falta de transparencia y de una administración pública limpia y competitiva.

Nos comprometemos a corregir estos males de modo urgente.

Envíanos tu opinión