El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player



Inicio
Nuestro Partido
Historia
Ideas y Valores
Declaracion de Principios
Estatutos
Estructura
Pacto Electoral y de gobernabilidad
Presidencia
SECRETARIA GENERAL
Soy Toro
Área de Prensa
TRANSPARENCIA
PARTICIPA





Declaración de Principios

Un partido político no son siglas, son sus hombres y mujeres, son sus acciones, su doctrina, sus principios y el cumplimiento fiel a los mismos.

José Fco. Peña Gómez.

  1. El Partido Revolucionario Social Demócrata, es una organización política nacional organizada según las normas establecidas en nuestra Constitución y en nuestras leyes, acorde con los principios de la socialdemocracia que introdujo en nuestra sociedad el Dr. José Francisco Peña Gómez, el líder de mayor arraigo popular del Siglo XX. El PRSD tiene por propósito fundamental, aglutinar en su seno a todos los dominicanos y dominicanas, residentes dentro y fuera del territorio nacional, que estén convencidos sobre la necesidad de establecer en nuestra patria un auténtico estado de derecho democrático, que fortalezca nuestras instituciones y que plasme con la realidad de los hechos y con sus acciones, el principio duartiano, ahora universal, que establece que la soberanía de la nación reside en el pueblo.

 

  1. Democracia

El PRSD aspira a que la consolidación de la democracia y el estado de derecho se logre a partir de un régimen político fundado en la legitimidad de la soberanía popular, en el principio de la alternabilidad en el poder, en la renovación permanente de los cuadros dirigenciales; es un partido comprometido con la democracia interna, y con la actitud civilista, coherente y responsable de gobernantes y gobernados. La consolidación de las instituciones democráticas y del estado de derecho es pilar fundamental de la plataforma programática y del accionar del PRSD. La gran debilidad de la democracia dominicana ha sido la precariedad institucional.  Por eso, el PRSD está comprometido firmemente con la creación, consolidación y mantenimiento de la infraestructura institucional necesaria para expandir la democracia, el estado de derecho y la justicia social. Sin instituciones fuertes no hay desarrollo.

 

  1. EL PRSD se adhiere con entusiasmo y sin reservas a los valores, principios y fines fundamentales que dieron origen a la República Dominicana como nación libre e independiente de toda intromisión extranjera, que están plasmados en su Constitución desde el momento mismo de la fundación de la República, como ejes medulares y estructurales de nuestro sistema político. La democracia se construye desde los partidos. Pero un partido sin democracia interna no puede propagar la democracia hacia el exterior de la organización. La clave de la democracia interna son reglas claras pero también una militancia y una dirigencia compromisorias con los principios y la doctrina del partido. Por eso, para el PRSD es clave contar con dirigentes y militantes comprometidos con el respecto a estos principios. La mejor manera de predicar es con el ejemplo.

 

  1. Un Partido Social Demócrata.-

El PRSD declara que su filosofía política es la social democracia, es decir, el compromiso de lucha permanente por un Estado Democrático, que contribuya al bienestar social, fundado en los pilares de la democracia, la oposición a la dictadura y al despotismo, el derecho al pueblo de auto gobernarse, y en la construcción de un Estado que propicie y promueva la libertad individual, la justicia social, la división, control y responsabilidad de los poderes públicos y el respeto a los derechos y libertades fundamentales de todos.

 

  1. La Economía y Desarrollo Humano.-

Para el PRSD el desarrollo de la nación se logra no sólo a través de la estabilidad macroeconómica, la promoción del ahorro, la producción y las exportaciones y la protección del derecho de propiedad y la libertad de empresa, sino también mediante la promoción del desarrollo humano, basado en el real acceso a los bienes sociales básicos (energía eléctrica permanente, agua potable, educación, salud, vivienda, empleo etc.) y el fortalecimiento de las instituciones del estado que permitan la seguridad jurídica necesaria para las inversiones nacionales y extranjeras y la conexión de las demandas sociales de los ciudadanos con las reformas institucionales. No hay verdadero desarrollo humano si no se expanden las libertades individuales y los derechos sociales y si no se elimina, de una vez por todas, la pobreza crónica que padecemos. No hay desarrollo sin inversión en la gente: el gasto social no es gasto sino inversión en el recurso más valioso de una nación: primero la gente.

 

  1. El PRSD reconoce que el fortalecimiento de la democracia y el estado de Derecho y la obtención de un clima institucional que fomente el desarrollo político, social y económico del país, requiere la modernización del Estado, la lucha contra el clientelismo político y la corrupción pública y privada. La reforma, saneamiento y modernización del sistema judicial dominicano no permite más dilataciones, del mismo modo la reforma carcelaria es de una necesidad imperiosa. Urge pues, transformaciones a fondo que garanticen juicios transparentes y un sistema carcelario en el cual se pueda lograr la regeneración del delincuente. Se requiere además, el establecimiento de un sistema impositivo tanto justo como transparente y sin evasión fiscal. Del mismo modo, la sociedad reclama reglas de contrataciones públicas alejadas de toda sospecha, en las que se respete a quien verdaderamente haya ganado el concurso. Del mismo modo la sociedad demanda la firme condena al lavado de dinero y narcotráfico.

 

  1. El PRSD es consciente de que no puede haber desarrollo sin integración trasnacional de los mercados pero entiende que las demandas de un Estado libre e independiente comprometido con la justicia social, requieren el diseño de estrategias que permitan el desarrollo sostenible y sostenido, aprovechando las mejores oportunidades que ofrece el entorno internacional, sacando provecho de las ventajas comparativas y competitivas del país, sin descuidar la defensa de los productores nacionales y de los trabajadores, el mantenimiento de una verdadera seguridad social, y la conservación de un medio ambiente adecuado para todos. Para el PRSD toda forma de desarrollo debe preservar el equilibrio natural del medio ambiente y respetar el derecho de todos a su disfrute. Hay que combatir el gigantismo y el desorden urbano, las obras públicas de relumbre no prioritarias, y la peor contaminación que es la contaminación originada por la pobreza.

 

  1. Una Visión Internacional.-

El PRSD es un partido de fuerte vocación internacional y está consciente de que la integración de los países de América Latina y el Caribe, sueño de nuestros padres fundadores y de los grandes prohombres de la región del siglo XIX, es base fundamental para el desarrollo progresivo, no sólo de los mercados, sino de las grandes reservas culturales, espirituales y humanas de nuestra América.

 

  1. Sociedad Civil.-

El PRSD considera como uno de los pilares fundamentales de la democracia y del Estado de Derecho, a las organizaciones de la sociedad civil, desde las juntas de vecinos, hasta las grandes asociaciones empresariales, desde las iglesias hasta los sindicatos, desde los clubes barriales hasta las organizaciones comunitarias y de base, desde los sindicatos obreros pasando por los patronales, y las fundaciones privadas, hasta las asociaciones que defienden los grandes temas ambientales, regionales culturales, femeninos, juveniles y deportivos. Todo en el entendimiento de que los partidos políticos no son ni deben ser los únicos cauces de la participación ciudadana. El sistema democrático se fortalece y profundiza al darse adecuadas instancias de participación a las distintas organizaciones intermedias de la sociedad, tanto en la base comunal como en el ámbito regional y nacional; en especial, cuando se trata de organizaciones relacionadas con el desarrollo económico y social. Una democracia estable requiere de aéreas de neutralidad política que sirvan al país sin abanderamientos ideológicos o partidistas. Las politizaciones absorbentes de todos los organismos sociales por parte de ideologías, gobiernos o partidos, atenta contra una sociedad libre y debilita al régimen democrático.

 

  1. Impulsar el Desarrollo Empresarial.-

Se reconoce a la empresa privada como un pilar básico de una sociedad libre, todo en el marco de la responsabilidad social, del respeto a otras formas de propiedad como las cooperativas y de los derechos de los trabajadores, y del cumplimiento de las obligaciones fiscales y de seguridad social basados en el justo reparto de las cargas públicas. Reafirmamos el compromiso de impulsar una sociedad democrática con economía de mercado acentuando un desarrollo más humanista y solidario. No se trata de incorporar “políticas económicas activas”, “políticas industriales, tecnológicas”, sino también reconocer que debemos avanzar hacia un nuevo trato de nuestra gente, de nuestras mujeres, de nuestros adultos mayores, de nuestra población con discapacidades. Todo ello se relaciona con el “ámbito laboral”.

 

Así como debe existir una política económica, una política social, una política institucional, debe existir permanentemente una política laboral.

Nuestros empresarios deberán mejorar su trato con los trabajadores. Deberán reconocer en ellos sus mejores activos, su mejor capital productivo, por sobre el capital fijo en herramientas y bienes de capital. Solo así tiene sentido hablar sobre educación y sus atributos para la movilidad social, la mejoría en la distribución de los ingresos, y la ampliación de las oportunidades. Debemos ofrecer un crecimiento económico de naturaleza incluyente, con menor pobreza, mayor igualdad de oportunidades y satisfacción de las necesidades básicas.

El crecimiento de la productividad es esencial para el progreso de todos, para mejorar las remuneraciones al trabajo y para mejorar la distribución del ingreso, así como constituyen la manera de elevar la competitividad productiva del país. El crecimiento de la productividad requiere de un mayor compromiso de parte de los empresarios, por invertir, por incorporar nuevas tecnologías, por administrar mejor sus recursos, por invertir en investigación y desarrollo, etc.

Uno de los grandes problemas de nuestro país es la creación de nuevos empleos, ya que la mayoría se generan entre actividades de baja productividad, de naturaleza informal o con empleo precario y desprotegido. De allí la importancia de apoyar al sector y a las MiPyMes para elevar la productividad de esos establecimientos y a partir de ello, hacer posible la mejoría de las remuneraciones de sus trabajadores, y de los grados de protección en términos del respeto de los salarios mínimos, del acceso a la salud, a la seguridad social, a la protección contra los accidentes de trabajo, etc.

El país ha escuchado repetidamente que las MiPyMes son muy importantes en la generación de empleos y que la tasa de retorno de los préstamos supera al 98%, en una clara demostración de que los pobres si pagan cuando tienen una tasa de préstamo con intereses blandos y reducidos, de ahí que estas instituciones son básicas para la superación del problema empleo, razón por la que tienen una elevada prioridad política, sin embargo, eso no se refleja en la asignación de los recursos públicos en apoyo a las MiPyMes.

El Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD) en la oposición ahora, y en el poder mañana, debe luchar por mantener costeable la canasta básica alimentaria familiar. Debe lograr la fijación de salarios mínimos oficiales y privados dignos, que alivien la pobreza familiar.

Las microempresas, las pequeñas y medianas empresas constituyen el corazón de la vida empresarial de nuestros pueblos y comunidades por lo que el Estado debe apoyar su desarrollo en su entorno de libre competencia y de libre mercado.

  1. El Estado tiene un papel regulador en la medida en que vela por el diseño y ejecución de las políticas económicas, fiscal, monetaria y cambiaria, pero además debe promover y ejecutar, dentro de un ambiente democrático, las políticas sociales y económicas necesarias para lograr la justicia social; es decir, el acceso a los derechos y bienes sociales básicos y la radical eliminación de la pobreza estructural.

 

  1. La Educación.-

Para el PRSD, la educación es la clave no sólo de la humanización de la persona y del acceso a la verdad y la libertad auténtica que requiere una verdadera democracia social en libertad, sino además, del fomento de las capacidades y de las habilidades necesarias para la promoción de la igualdad de oportunidades y el desarrollo social, económico, político de la nación. De ahí que el Estado debe promover la educación pública universal, apoyar las iniciativas locales, comunitarias y religiosas e incentivar una educación basada en los valores universales, nacionales, pero también de la diversidad y del pluralismo cultural, y apoyar con recursos, el uso de los avances del desarrollo tecnológico, puestos al servicio de la educación en todos los niveles. Se requiere fomentar los centros comunitarios, los centros deportivos y culturales, los parques infantiles, las carreras técnicas, las escuelas vocacionales y las escuelas de música, a todos los niveles, pero principalmente a nivel de los municipios, que son el eje de la vida familiar y educativa de los pueblos. El Estado debe propiciar programas de becas nacionales e internacionales que premien a los jóvenes más valiosos y meritorios de los sectores más empobrecidos de la vida nacional: Un becado es un compromisario del desarrollo nacional. La educación no es un gasto sino la mejor de todas las inversiones que puede hacer el Estado.

¡No puede existir democracia eficiente mientras existan niños sin escuelas!

 

  1. Igualdad de Género.-

Una democracia verdadera sólo puede fundarse en la inclusión social y no en la exclusión. Por eso, para el PRSD es clave combatir la discriminación y la exclusión de las personas en razón de su sexo, origen social, edad, idioma, religión, cultura, etnia, preferencias políticas o personales, la población dominicana que padece de minusvalía no tienen un adecuado tratamiento de nuestra sociedad, respecto al acceso al trabajo y a las facilidades mínimas para su movilización resultan también discriminatorias, por ello se requiere promover la acción social del Estado para lograr su plena incorporación en el orden de la libertad individual y de justicia social que quiere mandar nuestra Constitución.

 

Con relación a las mujeres, nuestra sociedad dispone de elementos de exclusión social derivados de valores de naturaleza machista profundamente entronizados en nuestros valores culturales que se introducen desde la niñez en la familia y en el sistema educativo. De ello se deriva una baja participación de las mujeres en el mercado de trabajo con relación al nivel de desarrollo económico y educación del país. La mujer es la clave de la familia dominicana y del desarrollo de la nación: por eso el Estado debe promover acciones afirmativas en su provecho y en el de los demás sectores discriminados brindándole la debida representación en los mandos públicos.

 

  1. Derecho al Trabajo.-

El trabajo es un elemento esencial para que el ser humano se realice como persona digna y contribuya al desarrollo del país. El Estado debe incentivar la generación de empleos, la capacitación de los recursos humanos, como una estrategia no sólo de desarrollo humano sino también de inserción inteligente en los mercados globales. La seguridad social es un derecho no un regalo. El Estado debe apoyar, en concierto con la participación del sector privado, la sostenibilidad del régimen de la seguridad social. Especial atención debe merecer la situación de los envejecientes, de los trabajadores informales y de los retirados, pensionados y jubilados de nuestra gloriosas Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, quienes merecen un retiro más digno acorde con los aportes y sacrificios que hicieron por la preservación de la paz ciudadana.

 

  1. Visión Descentralizada del Estado.-

El PRSD impulsa la descentralización como elemento básico de una sociedad libre y democrática. Hay que acercar el gobierno a la gente y ello implica crear instancias de deliberación y toma de decisiones que fomenten una amplia e intensa participación de los ciudadanos y los grupos comunitarios. El municipio y su ayuntamiento es el eje clave de la vida política de los pueblos. Se deben fortalecer las instituciones municipales, sus mecanismos de rendición de cuentas, y su autonomía.

 

  1. Seguridad Ciudadana.-

El PRSD entiende que hay que consolidar un clima de seguridad ciudadana, basada en una policía eficaz y garantista y una justicia independiente y eficiente. La política criminal del Estado debe propender al combate de los delitos de cuello blanco, el narcotráfico, la corrupción pública, el lavado de dinero, el terrorismos, el tráfico ilegal de personas, el contrabando por nuestras aduanas y fronteras, los crímenes contra los niños, adolescentes, mujeres y personas vulnerables, el secuestro, y los atentados contra el medio ambiente.

 

  1. Comunidad Dominicana en el Exterior.-

Uno de los mayores activos de la República Dominicana, es la gran comunidad transnacional de dominicanos y dominicanos que viven y trabajan en el exterior y que aportan todos los días sus remesas de divisas, contribuyendo al sostenimiento de sus familias y comunidades y al desarrollo del país. El Estado debe pasar de las palabras a la acción y consolidar iniciativas reales que integren efectivamente esta gran comunidad dominicana en el exterior al desarrollo sostenido y sostenible del país. La mejor manera de lograr el retorno de las yolas es desarrollando a la nación e integrando a todos los dominicanos y dominicanas en ese esfuerzo sin importar donde residan.

 

  1. Política de Juventud e Infancia.-

Los niños, niñas y adolescentes son el futuro del país. De ahí que el Estado debe hacer todos los esfuerzos para asegurar el desarrollo del futuro de la nación no sólo mediante su acceso a los bienes y derechos sociales básicos (alimentos, salud, vivienda y educación) sino mediante la erradicación de una vez y por todas del oprobioso e infrahumano trabajo infantil. El trabajo infantil es un flagelo que se debe erradicar. Los niños tienen derecho a ser niños y tiene derechos a acceder a la educación.

 

El trabajo infantil les priva de su niñez y de educarse, sufriendo las consecuencias al llegar a adultos. La erradicación del trabajo infantil debe plantearse comenzando por las peores formas de trabajo infantil (prostitución, trabajos peligrosos para la salud, horarios inconvenientes) y buscando que el trabajo no les impida estudiar (particularmente en el caso de los jóvenes, ya que los niños simplemente no deberían trabajar). La situación de los jóvenes es también de naturaleza excluyente respecto el mercado del trabajo, los empleadores prefieren trabajadores mayores y con experiencia laboral previo. Los jóvenes son el principal combustible de la maquinaria democrática y del desarrollo nacional y por ello la preocupación por la juventud debe ser un eje transversal de todas las políticas públicas.

 

  1. Desarrollo Fronterizo.-

La consolidación de la democracia y el desarrollo de nuestro vecino Haití es un compromiso de la República Dominicana y de las naciones más avanzadas amigas de la hermana República, todo en el marco del principio de no intervención y de la seguridad regional. El Estado Dominicano tiene el derecho y el deber de velar por nuestras fronteras, el cumplimiento de nuestras leyes de inmigración y el tratamiento acorde con los derechos humanos de los inmigrantes ilegales en nuestro territorio. Hay que propiciar relaciones comerciales provechosas con Haití y combatir el odioso contrabando. La mejor manera de defender nuestra frontera es desarrollándola.

 

  1. Una Sociedad Tecnológica.-

El gobierno del futuro es el gobierno electrónico. Las grandes tareas del desarrollo nacional no podrán acometerse si el Estado no fomentan las nuevas tecnologías y facilita el acceso de todos y todas a la sociedad de la información. Debemos evitar que las desigualdades se trasladen a este plano. Las nuevas tecnologías de la información son una herramienta ideal para lograr una sociedad más justa e igualitaria.

 

  1. Oportuna es la ocasión para recordar las palabras de José Francisco Peña Gómez: “Para que la América Latina pueda realmente desarrollar todo su potencial comercial, económico y humano tiene que fortalecer sus instituciones democráticas, mejorar sustancialmente los índices de desarrollo social en la educación, la salud, y los servicios básicos de agua, luz y otros y deberá disminuir la extensa pobreza que agobia espiritual y económicamente al hombre común. Las primeras inversiones deben dedicarse a institucionalizar y modernizar la democracia de nuestros pueblos y mejorar la salud y los niveles de educación primaria, secundaria y técnico-vocacional. El desarrollo tiene que ser integral, basarse en lo económico y comercial, en función de redimir al ciudadano de la miseria y la desesperación. En este nuevo orden, los países de América Latina tienen que hacer sus instituciones más modernas y más democráticas y tiene que fomentar el espíritu de tolerancia, en el cual descansa todo régimen de libertades.

 

El Estado y la sociedad civil, junto con las instituciones y organizaciones sociales, políticas, religiosas y culturales, tienen que propiciar entendimientos para lograr propósitos nacionales de gran alcance. Los problemas de América son muy complejos y solo se podrán resolver dentro de un esfuerzo conjunto, orientados por un generoso espíritu de consenso nacional. En esencia, el fortalecimiento de nuestras instituciones democráticas, el pluralismo político, el respeto de los derechos humanos, a la libre expresión y el respeto a la voluntad mayoritaria, son condiciones esenciales para el desarrollo y modernización de nuestras sociedades.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

Nuestro partido político llevará a cabo un gobierno capaz en el que no haya excluidos en el derecho a la salud, alimentación, educación, en el acceso a la internet, a la autopista de las comunicaciones, el desarrollo cibernético.

 

Nuestro país merece un partido político que abra las ventanas y las puertas del país, que permita el desarrollo y la interacción regional en el orden comercial, pero que también sea capaz de defender la dignidad nacional cuando se le quieran imponer acuerdos lesivos a su interés.

 

Yo quiero un gobernante conducido por un partido político que vigile porque se respete escrupulosamente la conducta en el manejo de los fondos públicos y que en lugar de premiar a los corruptos los sancione, los destituya. Creando ejemplos para nuestras futuras generaciones y lograr con esto construir una patria: ética, progresista, y encausado en las vías hacia el desarrollo.

 

Extracto del discurso pronunciado por nuestro líder y presidente del

Partido Revolucionario Social Demócrata, Lic. Hatuey de Camps Jiménez,

Durante la presentación del país del PRSD.

 



Descargar archivo 1



MARCHANDO EN SANTIAGO
 DIRIGENTES DEL PRSD MARCHAN EN SANTIAGO CONTRA LA IMPUNIDAD Y LA CORRUPCION.
DESTACAN DOTES DEL LÍDER HISTORICO
 El Lic. Gamundi Cordero destaco las tremenda humanidad que  como líder albergo en su corazón el extinto líder, lo que le p...
OFRENDA FLORAL A PEÑA GÓMEZ
El Lic. Gamundi Cordero destaco las tremenda humanidad que  como líder albergo en su corazón el extinto líder, lo que le permit...
OFRENDA FLORAL A PEÑA GÓMEZ
El Lic. Gamundi Cordero destaco las tremenda humanidad que  como líder albergò en su corazón el extinto líder, lo que le p...
  • 1960 - Juan XXIII nombra el primer cardenal africano, el primer cardenal japonés y el primer cardenal filipino.
  • 1969 - Muere Dwight Eisenhower, militar y ex presidente de Estados Unidos.
  • 1977 - Se restablecen las relaciones entre España y México, tras la disolución del gobierno republicano español.
  • 1990 - La presidenta electa de Nicaragua, Violeta Barrios de Chamorro, y los sandinistas firman un acuerdo para una transición pacífica.
  • 1941 - Muere la escritora Virginia Woolf.
Av. Bolívar #107, Gazcue, Santo Domingo, D.N., R.D